Hate me, babe

La respuesta a por qué las Apple Vision Pro lo van a cambiar todo la tienen Tony Hawk y Rodney Mullen.

No esperes un resumen biográfico por mi parte. Si no sabes quiénes son Tony y Rodney, o bien no has visto un skate en tu vida o no tenías una PlayStation a comienzo de los años 2000. O eres muy joven o muy viejo. Está bien. No te juzgo. En cualquier caso, hoy tienes Google y Youtube, así que confía en mí cuando te digo que no te vas a arrepentir de pasar una ratito investigando sobre estos titanes en la red.

Vale, pero te estarás preguntando… ¿Qué tienen que ver los dos más grandes skaters de todos los tiempos con las Apple Vision Pro?

(…)

Hace poco escuchaba un podcast en el que Tony Hawk y Rodney Mullen repasaban sus inicios en el mundo del skate; sus vidas paralelas; anécdotas y momentos que marcaron una era y que cambiaron para siempre lo que significaba subirse a una tabla.

Si dices que ambos son unos genios, no te equivocas, pero la palabra que quiero traer aquí hoy es ‘innovación’.

La diferencia entre Rodney y Tony y todos los demás es que utilizaban ese genio para convertir lo imposible en posible. Su trabajo consistía en empujar los límites (de la física, si quieres). Una y otra vez. Se dice que más del 80% de los trucos que se conocen hoy los creó Rodney Mullen.

Imaginaos a un chico en los 80’ practicando con su skate en una pequeña superficie de asfalto fuera de la granja de sus padres en Florida. De pronto, el chico descubre que puede saltar sobre su tabla, hacerla girar en el aire y caer de nuevo sobre ella. Una vez que cree que es posible, tarda un par de horas en perfeccionar el truco. No hay nadie ahí para verlo. He ahí el primer ‘kickflip’.

Cuando Rodney lleva su estilo y sus nuevos trucos al establishment del skateboarding del momento, todos los ‘mayores’ lo ven como un bicho raro. Casi como a un payasete. Lo que hacía era tan innovador que había gente, incluso dentro del mundo del skate, que no era capaz de entenderlo. Tiene sus primeros haters. Realmente esto dura poco. El genio se impone y da comienzo una nueva era del patinaje en ‘flatground’.

Lo mismo le ocurre a Tony Hawk en la ‘U’. ‘The Vert’. Saltos cada vez más altos sobre el ‘coping’. Giros y más giros en el aire. La innovación ha llegado al ‘halfpipe’ y a nadie la pasa desapercibido. Esto es algo nuevo y va a marcar las siguientes décadas del patinaje.

Tampoco a las marcas les pasa desapercibida esta nueva presencia y Tony se convierte en un ídolo comercial. Esto cae regular en la vieja escuela al principio. Algunos señalan a Tony como un vendido. Esto crece de manera exponencial cuando, a finales de los 90’, Tony, de la mano de Activision, lanza el videojuego que lo cambiaría todo y que terminaría de convertir el skateboarding en un producto de masas.

Haters. Haters. Haters.

Más de 30 años después de que Rodney y Tony cambiaran las reglas del juego, todo el mundo les reconoce como los más grandes patinadores de todos los tiempos. No hay discusión. Sólo respeto reverencial.

Últimamente veo mucha gente esparciendo ‘hate’ contra las Apple Vision Pro. Hay gente a la que se le ha tocado la fibra.

’Si alguien viene a hablarme con eso puesto, no pienso responder’, he llegado a leer.

Está bien. Hay gente que no lo entiende. Yo mismo no creo entender esta revolución del todo. Lo que tengo por seguro es que la innovación verdadera, la que deviene en revolución y plantea las bases de lo que en el futuro será lo normal, la que supuso internet primero, tiene forzosamente que traer este tipo de reacciones. Si no asusta, remueve y provoca estupefacción, no es tal revolución.

Creo que, como en el caso de Rodney y Tony, lo que está ocurriendo hoy con las Apple Vision Pro, es un síntoma de que un cambio vertiginoso está ante nosotros. Podemos ignorarlo y dejar que se adueñe de nuestras vidas y sea algo perjudicial y nocivo o podemos estudiarlo, empaparnos y formar parte del cambio, modelar de alguna manera esta revolución para que nuestros hijos y las generaciones siguientes aprovechen sus bondades y conozcan sus peligros.

Yo prefiero lo último.

Ya sabéis, por eso que dijo el Maestro Yoda de que ‘el odio lleva al sufrimiento’.

¿Y tú?

Si te gusta, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio